Clasificación de la protección personal. Equipos de protección individual


Equipos Protección Individual

Al realizar cualquier tipo de trabajo existe el riesgo de sufrir alguna lesión o accidente. Por ello, se utilizan equipos especializados para proteger a las trabajadores llamados “Equipos de protección individual (EPI)”. En este artículo te contamos lo que son, cómo se clasifican y algunos ejemplos.

¿Qué son los equipos de protección individual?

Los equipos de protección individual también llamados EPI son cualquier tipo de elemento, material o medio que permite proteger a una persona que esté realizando alguna tarea de algún riesgo o amenaza a su seguridad. Ej, cascos, guantes, gafas, etc.

Los EPIs deben de estar dentro de un programa global que contenga de forma detallada aspectos como la evaluación de todos los posibles peligros, la selección y manual de uso de los equipos, como mantenerlos y repararlos, el compromiso de la empresa y los trabajadores, etc.

Si quieres conocer los EPIs más en profundidad, así como sus requisitos, la normativa que los recoge y las medidas de protección colectivas sigue leyendo. 

Cuando se entregan los EPIs se tienen que adjuntar con ellos uno folleto informativo que contenga cierta información como:

  • El nombre y la dirección del fabricante
  • Las instrucciones de uso, limpieza, almacenamiento, revisión, etc.
  • Los rendimientos conseguidos en las pruebas técnicas
  • Accesorios y características de los EPIs
  • Fecha de caducidad 
  • Explicaciones y limites de usos
  • Tipo de embalaje, etc.

Las ventajas de utilizar estos equipos son que disminuyen la posibilidad y la gravedad de un accidente proporcionando una barrera entre el trabajador y el posible riesgo. 

Requisitos de los Equipos de Protección Individual 

Para que un elemento, material etc. pueda ser considerado un EPI tiene que cumplir ciertas criterios como:

  • No limitar los movimientos de la persona que los usa
  • Responder de forma favorable a las condiciones de el lugar de trabajo
  • Hay que considerar las condiciones fisiológicas y anatómicas del trabajador
  • Ser compatibles con otros EPIs en caso de tener que utilizar varios simultáneamente 
  • Ser duradero 
  • Proporcionar comodidad 
  • Tener el peso adecuado para que sea compatible su uso con la protección 
  • Ser fabricado y cumplir con los requisitos de las normas reglamentarias 

Clasificación de los EPIs

Los equipos de protección individual se pueden clasificar en dos tipos: Los medios parciales de protección y los medios totales. 

Los Medios Parciales de Protección son los que salvaguardan a la persona de riesgos que actúan sobre zonas concretas del cuerpo. Se pueden enumerar los siguientes:

  • Protección de cabeza (cráneo)
  • Protección de ojos y cara
  • Protección del aparato auditivo
  • Protección de las vías respiratorias 
  • Protección de las manos y brazos
  • Protección de los pies y las piernas

Protección de cabeza (cráneo)

La cabeza del trabajador se puede ver agredida dentro del ambiente laboral por distintas situaciones de riesgo, entre las que cabe destacar:

  • Riesgos mecánicos: Golpes, caídas de objetos, proyecciones, etc.
  • Riesgos térmicos: Metales fundidos, calor, frío.
  • Riesgos eléctricos: Operaciones que involucran alta y baja tensión.

La protección del cráneo frente a estos riesgos se realiza por medio del casco de seguridad, el cual puede prevenir lesiones en la cabeza. Hay que escogerlo según las condiciones de trabajo. Pueden ser de varias clases: 

  • Clase N. Uso normal.
  • Clase E-AT. Especial para alta tensión. 
  • Clase E-B. Especial para bajas temperaturas.
Fuente: Construmática

Protección de la cara y los ojos

Las lesiones en estas zonas se pueden deber a las siguientes situaciones:

  • Proyección de partículas sólidas
  • Proyección de líquidos (cáusticos, corrosivos)
  • Exposición a radiaciones nocivas
  • Exposición a atmósferas contaminadas

Los equipos de protección para ojos y cara, se pueden clasificar en: Pantallas y gafas.

Pantallas

Las pantallas cubren la cara del trabajador y la protegen de las diversas situaciones de riesgo a las que se pueda enfrentar.

Las pantallas protectoras se clasifican en:

  • Pantallas de soldadores: Pueden ser de mano o de cabeza.
  • Pantallas faciales: Pueden ser de malla metálica, con visores de plástico, con tejidos aluminizados o reflectantes.

Las pantallas para soldadores tienen unos filtros especiales que, dependiendo de la intensidad de las radiaciones, tendrán una opacidad determinada, indicada por su grado de protección. Protegen de los posibles riesgos de impactos de partículas, empleando otros cristales que completan la protección, los cuales pueden ser de dos tipos: anticristales y cubrefiltros. Estos últimos preservan los filtros de los riesgos mecánicos alargando su vida. Están colocados entre el filtro y la fuente origen de la proyección de partículas.

Gafas

Los ojos son una de las partes más frágiles de nuestro cuerpo, por ello, hay que protegerlos adecuadamente. El objetivo de las gafas es proteger los ojos de aquellos riesgos derivados de su ocupación laboral.

Según su montura pueden ser:

  • Gafa tipo universal
  • Gafa tipo copa o cazoleta
  • Gafa tipo máscara

Las gafas dependiendo del riesgo al que se esté sometido el trabajador en el trabajo, deben garantizar  una protección total o parcial  de las zonas inferior, temporal y superior del ojo.

Protección del aparato auditivo

Estos elementos nos sirven para proteger el oído contra el trauma sonoro producido por una exposición excesiva a un nivel sonoro dado.

Los protectores auditivos se clasifican en:

  • Tapones: Protectores que se utilizan insertándose en el conducto auditivo externo
  • Orejeras:. Protector que envuelve la parte externa del oído
  • Casco: Elemento protector que cubre parte de la cabeza y el pabellón externo del oído

Para elegir un protector auditivo apropiado, es preciso conocer las características del ruido en cuestión, para, una vez determinadas las frecuencias dominantes, proceder a la selección del equipo adecuado.

Protección de las extremidades superiores

Las manos y brazos del trabajador se pueden ver sometidas en el desarrollo de un determinado trabajo a riesgos de diversa índole:

  • Mecánicos
  • Eléctricos
  • Químicos
  • Térmicos

Estos elementos protegen cubrimiento la parte de la extremidad superior expuesta usando guantes, manoplas, mitones, manguitos,…

Por ahora solo existen homologados los guantes de protección para riesgos eléctricos y  químicos agresivos.

 En función del sector donde se trabaje, hay que utilizar guantes con diferentes aplicaciones:

  • Protección contra vibraciones
  • Protección contra frío o calor
  • Protección contra cortes con materiales puntiagudos
  • Protección contra salpicaduras con químicos diluidos
  • Protección contra riesgos bacteriológicos

Protección de las extremidades inferiores

Los riesgos a los que pueden estar sometidas las piernas y los pies de un trabajador en su puesto de trabajo pueden ser diversos: mecánicos, eléctricos, térmicos, químicos, etc. 

Su protección se basa en cubrir esta extremidad mediante el calzado de seguridad adecuado (bota, zapato, sandalia), el cual debe de ser de un material acorde al riesgo a proteger (caucho, cuero,…).

El calzado puede ser diferente según el tipo de riesgo, algunos tienen puntera de seguridad para proteger los dedos de riesgos como caídas de objetos, golpes, aplastamiento, etc… otros una suela de seguridad o plantilla para proteger de pinchazos o ser impermeables al agua y la humedad.

Protección de vías respiratorias

El objetivo de los equipos de protección de las vías respiratorias es hacer que el trabajador  pueda desarrollar su actividad en un ambiente contaminado y/o con deficiencia de oxígeno y disponga de aire en condiciones apropiadas.

Los distintos ambientes nocivos a los que se puede ver sometido un trabajador pueden clasificarse como:

  • Deficiencia de oxígeno.
  • Deficiencia de oxígeno y existencia de contaminantes tóxicos (se pueden encontrar en estado gaseoso y partículas).
  • Contaminantes tóxicos en estado gaseoso y partículas.
  • La protección se alcanza  seleccionando y utilizando correctamente el sistema de defensa.

Las mascarillas de polvo protegen contra el polvo y otras partículas peligrosas. Para materiales tóxicos mejor utilizar una mascarilla de cara completa debido a  que se adhiere firmemente a la cara, protege la nariz y la boca contra la contaminación dañina.

Para las protecciones dependientes del medio ambiente, podemos encontrar distintos filtros mecánicos y filtros químicos y mixtos específicos para los diversos contaminantes.

Para los equipos independientes del medio ambiente, equipos semiautónomos de aire fresco, se utilizan mangueras de aspiración o mangueras de presión.

Fuente: Construmática

En este video te dejamos un resumen de los EPIs.

Categorías de los Equipos de Protección individual

Los EPIs se pueden clasificar en 3 categorías según su nivel de protección frente a ciertos riesgos:

Categoría 1: Riesgos mínimos

En esta categoría se encuentran los EPIs que protegen a los trabajadores de riesgos mínimos como lo serían:

  • Productos de mantenimiento poco nocivos. Ej. guantes  de limpieza protectores de detergentes, lejías…
  • Riesgo producidos por la manipulación de piezas calientes a temperaturas mayores de 50º. Ej. guantes térmicos, delantales especiales…
  • Agentes atmosféricos que no son extremos.Ej. gorros, botas, ropa de temporada…
  • Radiación solar. Ej. gafas de sol
  • Pequeños choques que no provocan lesiones graves o afecten a partes vitales del cuerpo. Ej. cascos ligeros, calzado ligero…
  • Agresiones mecánicas que tienen efectos superficiales. Ej. edades, guantes de jardinería…

Los productos que están dentro de esta categoría están etiquetados con el marcado de Conformidad Europea (CE).

Categoría 2: Riesgos medio-altos

En esta categoría se recogen los EPIs que protegen de riesgos medio-altos pero que no son irreversibles o mortales. Aquí se encuentran los EPIs que no pertenecen a la categoría 1 ni a la categoría 3 y se les somete a un examen CE de tipo y cuentan con el marcado CE.

Categoría 3: Riesgos mortales o irreversibles

En esta categoría se encuentran los EPIs que protegen a los trabajadores de consecuencias irreversibles y riesgos mortales. Estos EPIs pasan por un examen CE tipo y un procedimiento que garantice la calidad del producto. La etiqueta pondrá “CE + XXXX” siendo esos cuatro dígitos la identificación del organismo que ha certificado el control de calidad.  

Ejemplos de EPIs de que forman parte de esta categoría:

  • Equipos de intervención para ambientes cálidos o fríos, cuya temperatura es igual o superior a los 100º e igual o inferior a -50º. 
  • Equipos para proteger de caídas desde cierta altura
  • Equipos de protección respiratoria que protegen de aerosoles sólidos y líquidos o gases tóxicos, irritantes, etc.
  • Equipos destinados a proteger frente a trabajos de tipo eléctrico. 

Ejemplos de EPIs

Normalmente dependiendo del trabajo que se realiza se utilizan unos EPIs u otros. A continuación nombraremos algunos ejemplos:

EPIs para informática 

Un equipo informático pasa por diferentes fases hasta que llega al escritorio de una casa o oficina. Durante la fase de montaje o instalación el técnico tiene que contar con algunos elementos que le protejan como una faja lumbar para cargar los equipos informáticos pesados como las impresoras o unos guantes de protección para evitar posibles cortes durante el montaje. En la fase de utilización del equipo para prevenir posibles lesiones también se deben utilizar ciertos elementos protectores como una silla ergonómica, un teclado con reposamuñecas, la pantalla debe estar a una distancia y con el brillo adecuado, etc.

EPIs para los sanitarios

Los EPIs de los sanitarios están regulados por directivas europeas que aseguran el cumplimiento de las normas de fabricación, seguridad y calidad de los productos. Entre estos productos podemos encontrar: 

  • La ropa de protección: Las batas tienen que ser impermeables, desechables y cubrir todas las partes del cuerpo que puedan estar expuestas a algún fluido.
  • Guantes: Una vez limpias las manos se colocan los guantes y después de la intervención se tiran. 
  • Mascarillas: Las mascarillas tienen que estar bien colocadas y también son desechables. Dependiendo de la generación de aerosoles se utilizarán unas u otras.
  • Calzado: Los zapatos tienen que ser homologados, cerrados, mantener el pie sujeto y  con suela antideslizante.
  • Protección ocular/facial: Puede ser una montura integral de protección ocular ajustada o un protector facial completo. Estos productos se pueden volver a utilizar una vez se hayan limpiado y desinfectado. 

Aquí podrás observar como se pone el equipo de protección un sanitario. 

EPIs COVID

Dada la reciente situación mundial en la que nos encontramos debido al COVID-19, son muy necesarias medidas y herramientas que nos permitan protegernos y proteger al resto de las personas del virus. Para ello, se han desarrollado ciertos elementos, entre los que destacan:

  • Las mascarillas: pueden ser de varios tipos, destacando las quirúrgicas y las autofiltrantes FFP2 y FFP3
  • Guantes desechables: sobre todo para las personas que tienen contacto directo con el virus. 
  • Gel hidroalcohólico: Se ha convertido en un elemento esencial junto con las mascarillas para volver a la “normalidad” teniendo que estar presente en todos los establecimientos, restaurantes, etc.
  • Protección facial: Estos elementos son más que nada para los sanitarios que tienen contacto con pacientes con covid, teniendo que utilizar pantallas facial, gafas de montura integral, etc.
  • Vestuario protector: Al igual que la protección facial, es más para los sanitarios. Estas prendas tienen que ser herméticas y proteger de la penetración de líquidos y el calzado con suela antibacteriana. Ej. batas desechables, monos, delantales, etc.

EPIs para un soldador

El trabajo de un soldador es unir a través de distintas maniobras dos o más piezas de igual o diferente naturaleza utilizando el calor o la presión. Estos trabajos pueden ocasionar riesgos de seguridad e higiénicos al operario, por ello, se utilizan una serie de EPIs para prevenir o minimizar estos riesgos y accidentes. 

En el caso de que sea para soldadura eléctrica se utilizará: 

  • Gafas de soldador universal
  • Gafas de montura integral
  • Gafas de cazoleta
  • Pantalla de soldador
  • Guantes de cuerpo manga larga
  • Mandil de cuero
  • Polainas
  • Calzado de seguridad tipo bota
  • Casco y cinturón de seguridad
  • Ropa protectora de radiaciones

En el caso de que sea para soldadura oxiacetilénica se utilizará:

  • Polainas de cuero
  • Pantalla de protección
  • Mandil de cuero
  • Casco y cinturón de seguridad
  • Calzado de seguridad
  • Yelmo de soldador
  • Manguitos de cuero

Normativa de los Equipos de Protección Individual (EPIs)

Los equipos de protección individual están establecidos y regulados dentro dos reales decretos, el Real Decreto 773/1997 (Directiva 89/656/CEE) relativo al uso de los EPI y el  Reglamento (UE) 2016/425 relativo a su comercialización. A través de este link podrás acceder a la legislación que se les aplica así como las guías técnicas y otra información. 

Medidas de protección colectivas

Las medidas de protección colectivas son una serie de directrices que se toman para proteger simultáneamente a varios trabajadores que puedan estar expuestos a algún tipo de riesgo o accidente. Existen diferentes tipos de medidas de protección colectiva dependiendo del trabajo pero se pueden distinguir dos principales: para riesgos de accidente y para enfermedad de trabajo. Algunos ejemplos de estas medidas son:

  • Barandillas, pasarelas…
  • Sistema antiincendio
  • Sistemas de ventilación 
  • Vallas perimetrales
  • Barreras de sonido
  • Señalización e indicativos
  • Andamios y redes anticaida
  • Barreras de protección térmica

Las medidas de protección colectiva no deben sustituirse en ningún caso por las individuales, deben ser complementarias. 

Post recientes