Factores Edáficos


En la naturaleza es curioso observar que mientras algunas zonas están repletas de vegetación, con plantas y árboles que cubren casi todo el terreno, existen otras donde no existe casi vida vegetal, esto se debe a los Factores Edáficos del suelo.

¿Qué son los Factores Edáficos?, ¿Cuáles son?, ¿Cómo influyen en el terreno?

En este artículo vamos a dar respuesta a todas esas preguntas

¿Qué son los Factores Edáficos?

Los Factores Edáficos son las condiciones físicas químicas o biológicas que influyen en los organismos y en los procesos que ocurren en el suelo. Estos regulan el suelo e influyen en la distribución y abundancia de flora y fauna.

Son factores edáficos: la textura del material , su profundidad, porosidad, cantidad de materia orgánica, nivel freático, color del suelo y potencial de hidrógeno.

Una vez hemos visto la definición de los Factores Edáficos, vamos  a analizar cuales son y cómo influyen en las características del suelo.

¿Cuáles son los factores edáficos del suelo?

El suelo es un componente primordial en los ecosistemas agrarios. A pesar de que el suelo existe de muchas formas en los territorios, su composición química y física varían incluso dentro de pequeñas áreas, por lo cual es importante conocerlo detalladamente

Entre los principales factores edáficos se pueden mencionar:

Profundidad

El suelo se divide en varios horizontes, el superior (horizonte A) es donde existe mayor actividad y de donde se pierden más partículas por efecto del agua. En este proceso las partículas entran hacia el horizonte B, donde se acumulan diferentes materiales dependiendo del tipo de suelo. En el horizonte C/R  se encuentra la roca madre. 

El horizonte de mayor importancia para la agricultura es el A, por ser donde encuentran lamayor cantidad de raíces los cultivos y por la actividad biológica que existe. Este horizonte es delicado ante la erosión y las quemas. En la agricultura es necesario conocer la profundidad del suelo para realizar apropiadamente la siembra de cultivos.

Textura

La textura es la repartición relativa de tres variedades de partículas en el suelo según su volumen: arena, limo y arcilla. La clasificación se realiza de acuerdo con la partícula que predomina, pero si la distribución es equilibrada, se dice que el suelo es franco.La textura se relaciona con la facilidad para preparar el terreno, la germinación de las semillas, el desarrollo de las raíces, la capacidad de retención de nutrientes y agua y la aireación del suelo.

Estructura

La estructura se refiere al ajuste de la suma de partículas en el suelo. Tiene mucha relación con la textura, sobre todo con el contenido de arcilla y por la presencia de materia orgánica. Repercute sobre la aireación y la retención de agua. La estructura puede mejorarse a partir de la adhesión de materia orgánica.

Color del suelo

El color viene dado por el contenido de materia orgánica y las propiedades químicas del suelo. Los suelos con mucha materia orgánica habitualmente son oscuros, mientras que los rojos y amarillos se relacionan con la presencia de hierro y buena aireación.

Los suelos grises y azulados suelen ser poco aireados y susceptibles al encharcamiento.
La composición química del suelo abarca tanto la concentración de nutrientes  como la naturaleza química de las partículas, ya que las cargas negativas de los diferentes tipos de arcillas y humus existentes influyen en la cantidad de nutrientes que hay disponibles para las plantas. Dependiendo de las cantidades con que son consumidos y absorbidos por las raíces, los nutrientes se clasifican en macronutrientes y micronutrientes.

Potencial de Hidrógeno

El potencial de hidrógeno (pH) mide la acidez o alcalinidad del suelo, en relación con la presencia del hidrógeno (H+) o el hidroxilo (OH-). Influye en la capacidad de disponer de elementos esenciales para las plantas. Con pH bajo puede haber toxicidad por aluminio y manganeso, mientras que en pH alto el sodio puede ser tóxico para las plantas. El pH se calcula en una escala de 0 a 14, serán más ácidos los a medida que se acerquen de 7 a 0 y más alcalinos cuando están de 7 a 14. Son neutros los que tienen un pH de 7.

Porosidad del suelo

El espacio poroso del suelo se refiere al porcentaje del volumen del suelo que no está ocupado por sólidos. Lo más común es que el volumen del suelo esté formado por 50% materiales sólidos (45% minerales y 5% materia orgánica) y 50% de espacio poroso. 

Dentro del espacio poroso se diferencian los macro-poros y los micro-poros donde agua, nutrientes, aire y gases circulan o se retienen.

Los macro-poros no retienen agua contra la fuerza de la gravedad, son responsables del drenaje, aireación del suelo y determinan el espacio donde se forman las raíces. Los micro-poros retienen agua y una parte de ese agua está disponible para las plantas.

La porosidad del suelo tiene mucha importancia ya que genera el medio por el cual el agua penetra al suelo y pasa a través de él para abastecer a la raíces y drenar el área; y también el espacio donde las raíces de las plantas y la fauna tienen una atmósfera es decir, constituye la fuente de donde aquéllos obtienen el aire.

Aireación

El oxígeno es necesario para la respiración aeróbica de las raíces, por lo que los suelos mal drenados limitan el crecimiento y la actividad de las raíces. 

En suelos dominados por partículas finas el volumen de poros es mayor aunque los poros son más pequeños.

¿Qué es la Edafología?

La Edafología es una rama científica relativamente nueva que se encarga del estudio de los suelos. Analiza su composición y naturaleza, en función de su relación con las plantas y el ambiente que los rodea. Comprende todos los aspectos de la superficie, como su morfología, sus propiedades, su formación,evolución, distribución, utilidad, recuperación y conservación.

El suelo se crea a partir del material producido la transformación química y mecánica de las rocas de la superficie terrestre. A esta materia se le suman el agua, los gases, el tiempo transcurrido, los animales y las plantas que descomponen y transforman el humus, dando por resultado una gran mezcla de materiales orgánicos e inorgánicos.

¿Cuáles son los objetivos de la Edafología?

La edafología se considera una rama de la geología, y sus principales objetivos son:

  • Evaluar, estudiar y comparar los distintos tipos de suelo.
  • Determinar la composición de cada uno de los tipos de suelo.
  • Estudiar y analizar la alteración de los suelos sobre los organismos vivos que lo rodean, como por ejemplo las plantas.
  • Proporcionar información relevante sobre factores técnicos y arquitectónicos como la edad del suelo y los sedimentos que lo forman.

Edafología Moderna

Actualmente, la edafología es reconocida como una ciencia del suelo que se sustenta gracias a las demás. Entre estas destacan la geología, biología, agronomía, ingeniería de forestación, geografía, climatología, y otras. De esta forma, la edafología  está muy de cerca ciencias como la física y la química.

Desde el punto de vista físico, químico y biológico, la edafología estudia el suelo y su tipificación. Es decir, de la parte superficial de la corteza terrestre, constituida por una gran variedad de sustancias orgánicas y minerales.

Todas estas son consecuencia de acciones extendidas de la atmósfera e hidrósfera en la litósfera. Se tienen en cuenta las peculiaridades físicas, químicas y biológicas, así como su origen, evolución y uso.

¿Qué es la exploración edafológica?

Cualquier exploración edafológica se empieza en el campo, elaborando un perfil de suelo desde la superficie hasta la roca madre, determinando los diferentes horizontes. Hay que tener en cuenta los siguientes componentes, que permiten clasificar a los suelos y facilitar su interpretación edafogenética.

  • Componentes analíticos. Textura, porosidad, estructura, coloración, composición y pH.
  • Componentes geomorfológicos. Topografía, dinámica y roca madre.
  • Componentes biológicos. Vegetación.

¿Qué otros factores influyen en el suelo?

  • Roca madre: La litología determina el tipo de fracción inorgánica y por tanto la textura y estructura sobre todo en las primeras etapas del desarrollo de un suelo.
  • Clima: Es el factor más importante ya que determina el tipo de meteorización que sufre la roca y los seres vivos que habitan en el suelo. De esta manera, diferentes tipos de rocas originan el mismo tipo de suelo bajo unas mismas condiciones climáticas o una misma roca bajo diferentes climas originan suelos distintos.
  • Relieve: Las zonas con pendientes muy inclinadas, donde la corriente superficial es rápida presentan suelos menos desarrollados porque se favorece la erosión. Estos hechos obstaculizan el desarrollo de la vegetación, impidiendo la formación del suelo o su evolución y desarrollo. En las zonas llanas ocurre al contrario
  • Tiempo: El paso del tiempo favorece la formación de suelo y el aumento de su espesor.

Seres vivos: En determinados casos el tipo de organismos que colonizan un suelo determinan su evolución, ya que son el aporte de su fracción orgánica. Así, al igual que otros factores la vegetación colonizadora puede causar suelos con diferente acidez. Un ejemplo sería en el clima mediterráneo, donde las formaciones de pinos o eucaliptos originan suelos más ácidos y más pobres que el que se genera en un encinar.

¿Qué tipos de textura existen en el suelo?

  • Franco

Tiene una textura media (45%de arena, 40% de limo y 15% de arcilla), por lo que sus condiciones físicas y químicas son las mejores y el el más apto para el cultivo.

  • Turboso

Está formado por tierra vegetal descompuesta, es por ello que tiene un bajo contenido mineral y un exceso de materia orgánica. Una buena ventaja es que no necesita de materiales productores de humus. Sin embargo, ocurren problemas en el drenaje y es extremadamente ácido, por ello necesita de un aporte notable de cal.

  • Pedregoso

Tiene partículas muy gruesas y su drenaje es excelente , pero no tiene la capacidad de retener ni el agua ni los nutrientes. Es un suelo complicado de cultivar. Las plantas que más se adaptan a estas condiciones son las de hoja gris o con vellosidad.

  • Ligero o arenoso

Este tipo de suelo tiene una textura gruesa con un 75% de arenas, un 5% de arcillas y un 20% de limo, lo que conlleva una buena aireación. Aunque absorbe el agua, no la retiene y se filtra fácilmente hacia el fondo. Se seca con rapidez y no almacena el agua como los arcillosos, por lo que necesitan ser regados frecuentemente. El riego por goteo es el más adecuado. En este tipo de suelos viven bien las plantas que no soportan un exceso de agua, como los céspedes, los cactus y las crasas, y diversas especies mediterráneas.

  • Pesado o arcilloso

Su fina textura provoca una gran retención de agua y nutrientes. Tiene un 45% de arcillas, un 30% de limo y un 25% de arena. Aunque la porosidad es baja y no tiene buenas posibilidades de aireación. Dificulta mucho el drenaje y la mayoría de las plantas se pudren. Las especies más resistentes son los ranúnculos, lirios, helechos, calas, fresnos, chopos y abedules.

Post recientes