Tipos de Ruido


En nuestro día a día nos encontramos ante una amplia multitud de ruidos de todo tipo, en la calle, en el trabajo, en casa… de algunos somos conscientes y de otros no, ya que algunos se han vuelto monótonos y forman parte de nuestro entorno. Es por ello que es muy difícil determinar qué tipos de ruido estamos escuchando y de donde provienen exactamente. 

En este artículo vamos a dar respuesta a todas estas cuestiones.

¿Qué tipos de ruido existen?

Según la clase, emisor o forma de generación, existen los siguientes tipos de ruido:

  • Ruido aéreo
  • Ruido estructural
  • Ruido de fondo
  • Ruido de impacto
  • Ruido de estacionario
  • Ruido impulsivo
  • Ruido continuo
  • Ruido aleatorio
  • Ruido de color
  • Ruido blanco
  • Ruido rosa

Después de enumerar los tipos de ruido existentes, es importante que profundicemos un poco más para que no quede ninguna duda acerca de sus diferencias.

¿Qué es el ruido?

No existe una definición exacta de lo que es el ruido, ya que es un concepto muy amplio, pero de forma general se podría definir como cualquier sonido no deseado que pueda interferir en la recepción de otro sonido.  

En el contexto de la comunicación el ruido sería todo tipo de señal que obstaculiza o se mezcla con la señal que realmente se quiere comunicar.


¿Cuáles son los ruidos más molestos? 

Desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir estamos expuestos a numerosos ruidos de todo tipo, los más molestos normalmente son sonidos muy agudos, que debido a su alta frecuencia e intensidad nos desagradan e incluso provocan “grima”.

En los casos más extremos, puede derivar en problemas mayores como una enfermedad, la más común es la misofonía. Esto hace que el sistema nervioso malinterprete determinados sonidos y no podamos soportarlos ni un solo segundo.

Algunos ejemplos de los ruidos más molestos son:

  • El chirriar de una tiza o de las uñas contra la pizarra
  • La fricción de un cuchillo contra un cristal
  • El sonido de los trenes al frenar en una estación
  • El llanto de un bebé
  • El sonido de un cubierto sobre un  plato de porcelana
  • Las cadenas oxidadas de un columpio 
  • Las arcadas de alguien cuando está vomitando

¿Cómo se clasifican los tipos de ruido?

Al ser un término tan amplio es muy complicado clasificar los diferentes tipos de ruido, pero podríamos resumirlo en base a 3 variables, las cuales se agrupan en dos tipos: 

  • La intensidad y el periodo
  • La frecuencia

Tipos de ruidos según la intensidad y el periodo

Ruido aéreo: Es aquel que se transmite a través del aire hasta llegar hasta nuestro oído. El sonido que produce la televisión, el ladrido de un perro, el de las personas cuando hablan…

Estos sonidos se transmiten por medio del aire y no a través de una vibración como pasa por ejemplo el ruido estructural que veremos a continuación.

Ruido estructural:  Este tipo de ruido que se transmite a través de la estructura del edificio. Suele ser provocado por el choque de un objeto contra el suelo, aunque también puede ser provocado por las vibraciones excesivas de una máquina fijada directamente al suelo, como por ejemplo la maquinaria de los ascensores.

Lo que ocurre es que cuando se produce una vibración, esta viaja a través de la estructura del edificio y provoca ondas sonoras que generan ruido en el receptor, por mucho que este se encuentre lejos de la fuente que lo provoca, ya que de esta manera se propaga más lejos y a mayor velocidad que vía aérea.

Ruido de fondo:   Es un tipo de ruido inherente a un recinto en ausencia de fuentes de ruido externas, también es considerado cualquier sonido no deseado que se produce de forma simultánea cuando estamos realizando una medida acústica, y que puede afectar al resultado de la misma.

Como es una de las causas más importantes que afectan a la medición del sonido, cuando estemos realizando un estudio es imprescindible que tengamos en cuenta el ruido de fondo. 

Es muy difícil medirlo, ya que como hemos comentado anteriormente para que pueda ser considerado ruido de fondo tiene que darse al mismo tiempo que realizamos una medida.

Ruido de impacto: Este ruido está muy relacionado con el estructural, ya que es producido por el choque de dos objetos sólidos, pero además es transmitido por medio de la estructura.

Cuando un objeto impacta contra otro ocasiona una vibración, esta se transmite a través de la estructura y genera un ruido en el receptor.

Algunos ejemplos de ello serían las pisadas, los portazos, el arrastre de los muebles contra el suelo…

Ruido estacionario: Ruido cuyas características principales son la continuidad y estabilidad, las cuales permanecen relativamente constantes durante un periodo de tiempo. Por ejemplo: el ruido que provoca el aparato del aire acondicionado. un ventilador o una caldera.

Ruido impulsivo: También conocido como intermitente es aquel ruido que se caracteriza por su intensidad, la cual aumenta bruscamente en un corto periodo de tiempo (impulso), y su duración es más corta en comparación con el tiempo que transcurre entre uno y otro.

Esto provoca que nuestro oído trabaje de forma excesiva ya que recibimos un gran impacto que puede repercutir negativamente en nuestra salud.

Algunos ejemplos de este tipo de ruido son los fuegos artificiales, los disparos de las armas de fuego o los petardos.

Ruido continuo: Este tipo de ruido se caracteriza por mantener una intensidad constante, o presentar pequeñas fluctuaciones en ella en un periodo de tiempo determinado.

Normalmente, es ocasionado por maquinaria que trabaja sin interrupción, como, por ejemplo, un ventilador o un equipo de proceso, también es muy común en la industria textil, donde el nivel de ruido no se altera significativamente durante la jornada laboral.

Ruido aleatorio: Es un tipo de señal que se emplea habitualmente en medidas acústicas, cuya amplitud, fase y frecuencia varían continuamente, todo esto es debido a la  concurrencia de un gran número de perturbaciones que se presentan aleatoriamente en el tiempo.

Su distribución de energía espectral es uniforme.

Tipos de ruidos según frecuencia

Ruidos de color:  Se caracterizan por su densidad espectral, es decir, por la potencia y distribución de su frecuencia. Este tipo de ruidos al igual que los colores, tienen una determinada longitud de onda, de ahí que se les llame de esta curiosa forma.

Según diferentes estudios este tipo de ruidos tienen numerosas utilidades en campos como la física y las matemáticas, pero recientemente se ha demostrado que tiene muchos efectos sobre nuestra salud.

Los dos ruidos de color más importantes son: 

  • Ruido blanco: Se define como un tipo de señal de ruido que contiene todas las frecuencias, y que además son de la misma potencia.  Es uniforme, constante y normalmente oculta el resto de sonidos provenientes del ambiente. Su nivel aumenta 3 dB por octava.

Puede ser el sonido del tráfico, el ruido del aire acondicionado o del sonido producido por las gotas de lluvia al caer sobre la ventana.

  • Ruido rosa: Ruido que contiene la misma cantidad de energía en cada banda de octava. Su nivel desciende 3 dB por octava. Este tipo de ruido se relaciona con los ruidos que escuchamos de forma general en una casa (radio, música, conversaciones en voz alta…)

Tiene mucha similitud con el ruido blanco, la diferencia radica en que hay menos amplitud para las altas frecuencias, por lo que se podría decir que es un ruido blanco que ha pasado por un proceso en el que le eliminan de forma gradual las altas frecuencias.

TIPO DE RUIDOINTENSIDAD Y PERIODOFRECUENCIA
ALEATORIOFLUCTUANTEVARIABLE
AEREOFLUCTUANTEVARIABLE
ESTRUCTURALFLUCTUANTEVARIABLE
DE FONDOFLUCTUANTEVARIABLE
DE IMPACTOFLUCTUANTEVARIABLE
IMPULSIVOFLUCTUANTE VARIABLE
ESTACIONARIOCONSTANTEVARIABLE
CONTINUOCONSTANTEVARIABLE
BLANCOCONSTANTEPLANA Y CONSTANTE 
ROSACONSTANTENO PLANA Y CONSTANTE

¿Por qué se mide el ruido?

El ruido es necesario medirlo por diversas razones, principalmente porque nos afecta y puede provocar problemas graves a nuestra salud, sobretodo en ciclos de sueño, pérdida auditiva y problemas cardiovasculares, además de que hay un límite legal establecido que si se supera se considera contaminación acústica y puede conllevar una sanción.

Si queremos evaluar si nuestro hogar tiene unas condiciones auditivas favorables, o si nuestro vehículo cumple con las restricciones establecidas o si queremos analizar acústicamente nuestro local, es necesario realizar una valoración sobre el ruido para más adelante llevar a cabo un plan de medidas para corregirlo.

¿Qué es el control activo de ruido?

El control activo de ruido es un sistema que tiene la capacidad de eliminar cualquier tipo de sonido no deseado, esto es posible gracias a la naturaleza de transmisión del sonido a través de ondas. 

Para llevarlo a cabo se necesita un aparato de control de ruido que consta de tres partes:

  • Sensor: se encarga de recopilar la información del ruido que queremos descartar, normalmente a través de un micrófono.
  • Procesador: este es el encargado de crear la señal que cancela el ruido que queremos eliminar. Existen dos tipos de procesadores, analógicos o digitales, cuyas diferencias principales se encuentran en su funcionamiento.
  • Emisor: depende de si solo reproduce la cancelación del ruido (Altavoz), o aparte otras señales (Auriculares con cancelación de ruido)

Este sistema tiene diversas aplicaciones: 

  • Auriculares de música donde cancelan el ruido del ambiente
  • Motores, cuyos ruidos son constantes y es más fácil cancelarlos
  • Sistemas de captación de voz
  • Aislamiento acústico para cancelar el ruido del tráfico, las obras…

¿Cómo reducir el ruido en una habitación?

A todo el mundo nos ha pasado que al final del día, después de haber estado todo el tiempo trabajando fuera de casa, nos tumbamos en la cama o en el sofá con ganas de descansar, pero empezamos a escuchar algún ruido molesto y desesperante que no nos deja conciliar el sueño.

Si esto solo se diera en alguna noche casual lo podríamos soportar, pero cuando esto pasa dia tras dia puede provocar que estemos cansados, estresados, nerviosos… con muchos cambios de ánimo, ya que dormir es fundamental para nosotros.Es por ello que es muy importante disponer de una habitación insonorizada en la que podamos descansar plácidamente sin ningún tipo de molestia, para poder enfrentarnos al día siguiente con mucha energía. Sigue leyendo y descubrirás como el aislamiento es la opción más acertada.

¿Qué significa aislar una habitación?

Aislar una habitación es protegerla de la penetración de sonidos no deseados, estos pueden provenir del interior o del exterior de la vivienda ya que como hemos visto anteriormente, estamos expuestos ante una gran cantidad de ruidos provenientes de diversas fuentes.

Las causas más comunes por las que se insonoriza una habitación son la mala calidad de los materiales empleados en la construcción, un mal aislamiento de las paredes o la no utilización de herramientas adecuadas para poner tabiques.

¿Qué materiales se necesitan para aislar la pared de una habitación?

Cuando nos disponemos a insonorizar una habitación es importante que distingamos entre dos tipos de materiales, aislantes y absorbentes. Los aislantes hacen rebotar el sonido, al contrario que los absorbentes, que debido a sus propiedades tienen la capacidad de absorber parte del sonido.

Entre los materiales aislantes uno de los más utilizados es el plomo debido a que tiene una densidad muy alta, aunque el precio suele ser bastante elevado. En el mercado podemos encontrar paneles acústicos de plomo que consiguen un gran aislamiento.

Por otro lado, los materiales absorbentes más conocidos son la espuma acústica, la lana de vidrio o la lana de roca, estos gracias a su porosidad y baja densidad, consiguen que el sonido rebote, aunque una parte de él lo consigue atravesar. 

Como hemos visto en los materiales absorbentes parte del ruido consigue atravesarlos, por lo que normalmente se suele complementar con un material algo más denso, generalmente se utiliza el Pladur (Yeso laminado), aunque este conlleva un inconveniente, la pérdida de espacio en la vivienda, es por ello que existe la posibilidad de sustituirlo por paneles de madera.

¿Cómo aislar la pared de una habitación?

A la hora de solucionar problemas de aislamiento acústico, existen diferentes formas con las que uno puede insonorizar una habitación, las hay desde las más simples a las más complejas.

Entre ellas las más utilizadas son: 

  • Con Ladrillo de Obra: consiste en levantar una pared de ladrillo enfrente de la pared que queremos insonorizar, aproximadamente a unos 4 cm, creando una cámara de aire. Llegados a este punto lo rellenaremos con paneles de Lana de Roca del mismo grosor que la separación entre las paredes (4cm). 

Cada forma de insonorizar conlleva una serie de ventajas y desventajas, en este caso conseguiremos un gran aislamiento, pero perderemos algunos centímetros de espacio.

En este video veremos su procedimiento

  • Sin obras, con el material de Insulmur. ¿Qué es Insulmur? Es un tipo de material que se utiliza como medida de aislación acústica, hasta ahora uno de los métodos más modernos, es un proceso sencillo, sin obras y poco costoso. Su procedimiento es muy simple, consiste en pegar estas placas, de alta densidad y absorción, sobre la pared existente, de esta forma conseguimos ahorrar mucho más espacio con respecto a los otros materiales de aislamiento que hemos visto anteriormente

En el siguiente video veremos la forma de hacerlo 
En cualquier caso, existen numerosas empresas que se dedican a realizar estos trabajos de aislamiento, por lo que es importante analizar cuál de ellas y que método es más conveniente para nosotros y así lograr un equilibrio entre profesionalidad y precio.

¿Cuáles son los tipos de ruido en el oído?

No existen unos tipos de ruido específicos en el oído pero sí hay ciertas personas que tienen la sensación de que están escuchando algún tipo de sonido externo cuando en realidad son sonidos imaginarios, esto se conoce como acúfenos o  Tinnitus, un trastorno que afecta a la percepción del sonido.

Generalmente se suele ver mucho en los músicos y en personas que están constantemente expuestas a sonidos de alta frecuencia, aunque también aparece por consecuencia de la edad, de una infección o de una explosión. No se presentan de manera continua,  si no en diferentes momentos en el tiempo.

Los tipos de ruido en el oído que más escuchan las personas que lo padecen son:

  • Zumbidos
  • Rugidos
  • Siseos
  • Chasquidos
  • Timbres

Aunque esto es algo que no se puede prevenir afortunadamente podemos seguir una serie de precauciones para no desarrollar ciertos tipos de Tinnitus o Acúfenos, entre ellos, cuidar la salud cardiovascular, bajar el volumen y usar protección auditiva sobre todo si trabajas en alguna industria donde se originen ruidos fuertes.

Post recientes